Estrategias de enseñanza docente: modalidad presencial a modalidad virtual en el confinamiento[1]

 

 

Paulina Magally Amaluisa- Rendón[2]

Universidad Tecnológica Indoamérica

E-mail: paulinaamaluisa@indoamerica.edu.ec

 

Oscar Patricio Núñez- Torres[3]

Universidad Técnica de Ambato

E-mail: op.nunez@uta.edu.ec

 

Alexandra Katherine Amaluisa -Rendón[4]

Universidad Técnica de Ambato

 E-mail: ak.amaluisa@uta.edu.ec

 

Para citar este artículo /To reference this article /Para citar este artigo

Amaluisa-Rendón, P., Nuñez-Torres,O. y Amaluisa-Rendón, A, (2022). Estrategias de enseñanza docente: modalidad presencial a modalidad virtual en el confinamiento. Revista  Electrónica  en  Educación  y  Pedagogía,  6(10),  199-209  doi:  https://doi.org/10.15658/rev.electron.educ.peda-gog22.04061013

 

Recibido: noviembre, 29 de 2018 /Revisado: abril, 15 de 2019 / Aceptado: agosto, 18 de 2019

 

 

Resumen: La obligada situación de confinamiento y virtualidad en la cual se ve sumergida la educación actual en todos sus niveles, nos empuja a adaptar las estrategias de enseñanza docente a una modalidad 100% virtual. El presente estudio tiene el propósito de recopilar información bibliográfica sobre las estrategias de enseñanza utilizadas en la modalidad presencial y su paso a la modalidad virtual, a través de varias fuentes de información científica; con el objeto de delimitar la investigación, se utilizaron ecuaciones de búsqueda como: enseñanza en confinamiento, estrategias de enseñanza, enseñanza docente, estrategias de enseñanza presencial y virtual. La organización de la información se realizó a través de esquemas diferenciados que permitieron determinar la información primaria y secundaria.  En consecuencia, el entorno virtual nos brinda la posibilidad del uso continuo de la tecnología como una herramienta útil para las estrategias de enseñanza, es importante entonces que el docente tenga conocimiento del uso de recursos para la creación de material multimedia interactivo, la gamificación, entre otros, adaptándose a la utilización de recursos metodológicos distintos. Más allá de las metodologías establecidas, el docente de la modalidad virtual es quien tiene la autonomía para la toma de decisiones al momento mismo del proceso de enseñanza. El estudio busca establecer una comparación de las estrategias de enseñanza más utilizadas en la presencialidad y la virtualidad.  

Palabras clave: Digitalización, docente, educación, enseñanza (Tesauro), virtual.

 

 

Teaching Teaching Strategies: Face-to-face Modality to Virtual Mode in confinement

Abstract: The forced situation of confinement and virtuality in which current education is submerged at all levels, pushes us to adapt teaching strategies to a 100% virtual modality. The present study has the purpose of compiling bibliographic information on the teaching strategies used in the face-to-face mode and its transition to the virtual mode, through various sources of scientific information, in order to delimit the research, search equations were used such as: teaching in confinement, teaching strategies, teaching teaching, face-to-face and virtual teaching strategies. The organization of the information was carried out through differentiated schemes that made it possible to determine the primary and secondary information. Consequently, the virtual environment offers us the possibility of the continuous use of technology as a useful tool for teaching strategies, it is important then that the teacher has knowledge of the use of resources for the creation of interactive multimedia material, gamification, among others, adapting to the use of different methodological resources. Beyond the established methodologies, the virtual mode teacher is the one who has the autonomy to make decisions at the very moment of the teaching process. The study seeks to establish a comparison of the most used teaching strategies in face-to-face and virtual teaching.

 Keywords: Digitization, teacher, education, teaching, online.

 

 

Estratégias de ensino de ensino: modalidade presencial para modo virtual em confinamento

Resumo: A situação forçada de confinamento e virtualidade em que a educação atual está submersa em todos os níveis, nos impulsiona a adaptar as estratégias de ensino a uma modalidade 100% virtual. O presente estudo tem o objetivo de compilar informações bibliográficas sobre as estratégias de ensino utilizadas na modalidade presencial e sua transição para a modalidade virtual, por meio de diversas fontes de informação científica, a fim de delimitar a pesquisa, foram utilizadas equações de busca. como: ensino em reclusão, estratégias de ensino, ensino ensino, estratégias de ensino presencial e virtual. A organização das informações foi realizada por meio de esquemas diferenciados que possibilitaram a determinação das informações primárias e secundárias. Consequentemente, o ambiente virtual nos oferece a possibilidade do uso contínuo da tecnologia como uma ferramenta útil para estratégias de ensino, sendo importante então que o professor tenha conhecimento do uso de recursos para a criação de material multimídia interativo, gamificação, entre outros. adaptando-se ao uso de diferentes recursos metodológicos. Além das metodologias estabelecidas, o professor da modalidade virtual é aquele que tem autonomia para tomar decisões no próprio momento do processo de ensino. O estudo busca estabelecer um comparativo das estratégias de ensino mais utilizadas no ensino presencial e virtual.

Palavras-chave: Digitalização, professor, educação, ensino, on-line.

 

 

Introducción

El cambio repentino de la modalidad presencial a la modalidad virtual a causa del confinamiento trae muchas transformaciones para el estudiante y el docente en el proceso educativo, como por ejemplo: acoplarse a una nueva dinámica de aprendizaje, establecer una forma de comunicación distinta entre compañeros y el docente, enfrentar problemas de conexión, con frecuencia los estudiantes se encuentran con las cámaras apagadas, existe mayor distracción debido a que muchas veces el estudiante no permanece solo en su zona de trabajo, entre otras (García Medina, 2020); son las causas que obligan al docente a replantear las estrategias de enseñanza que  han funcionado de manera satisfactoria en la presencialidad pero no en la virtualidad. La educación ha pasado desde el ámbito presencial a la virtualidad, este cambio nos invita a transformar y sumar algunos elementos poco considerados en el aula presencial, aparece la necesidad de evaluar las estrategias de enseñanza docente y replantearlas a través de trabajos interdisciplinarios para proponer nuevas estrategias de enseñanza que vayan de la mano con el vertiginoso desarrollo de la tecnología (Rodolfo, 2001).

 

La urgencia por el covid-19 coloca a las Universidades en una situación de docencia y evaluación virtual sin planificación previa, se puede decir que, ninguna universidad ha tenido un proceso de metamorfosis integral de la docencia presencial hacia la modalidad en línea. La educación ha sido uno de los procesos que se han visto más impactados a causa del cierre total de actividades y de manera especial, la educación superior. En una posición optimista, esta es una buena oportunidad para que las universidades generen una transformación integral en la docencia digital, sin embargo, en una situación más realista, se recalca una difícil grieta competitiva en ambos aspectos: el digital y la metodología de enseñanza docente (García-Peñalvo, 2020).

 

Para u-Multirank (2020), a pesar de que las universidades consideran dentro de sus planes a futuro la enseñanza virtual, ninguna estaba plenamente preparada para un cambio tan repentino y ajeno a un modelo educativo 100% digital. Para Bao (2020), el acelerado y establecido escenario y la aplicación del método virtual en la educación basado en la experiencia de algunas Universidades Españolas, de América Latina y las Universidades Chinas como las primeras expuestas al cambio a causa del covid-19, marcan ciertos indicios con base en los principales problemas encontrados en este tipo de experiencias formativas de emergencia que deben ser considerados en nuevos o futuros casos de cierre total de las Universidades, por ejemplo, la complejidad de alcanzar a los estudiantes que no poseen aparatos tecnológicos adecuados o conectividad; el rebosamiento de las redes; la desmotivación y  deserción de estudiantes con dificultades de concentración al enfrentarse a módulos complejos y extensos en donde no existen acciones de aprendizaje estimulantes; insuficientes prácticas de soporte y tutela al estudiante que conjeturen apremio para la aportación, la continuidad puntal para la resolución de complicaciones en sus estudios y aporte psicológico (Lozano-Díaz, 2020; Odriozola, 2020); vacíos al pasar de la presencia física del docente, con sus señas y sus palabras a un contexto a distancia en el que todo se limita a un frio argumento; resistencia, reserva y antipatía por parte de algunos docentes frente al uso de la tecnología; poca asistencia técnica a los docentes de forma presencial escasamente acostumbrados al uso de tecnología de intercambio; ajuste inadecuado de sesiones sincrónicas y asincrónicas; ausencia de un modelo de evaluación continua que permita minimizar las dificultades de una valoración final en línea; imposibilidad de limpiar modelos de evaluación en línea que manifiesten a juicios de personalización honesta, eficaz, consonancia, justa y humilde.

 

Según la Organización de las Naciones Unidas -ONU- (2020), el 94% de la población de estudiantes a nivel general, se vio afectada a raíz de la suspensión total de instituciones educativas y de enseñanza, especialmente en los países con insuficientes recursos. Se disminuyen las posibilidades de acceso a estudiantes de poblaciones vulnerables generando brechas más grandes. La pandemia trae consigo el quebrantamiento de la enseñanza que muchas veces se torna irrecuperable, el abandono estudiantil, dificultades para retomar los estudios a futuro a causa de complicaciones económicas, entre otras causas, de las cuales se calcula que aproximadamente 24 millones de estudiantes podrían desertar sus estudios como efecto de la crisis. Para Díaz Barriga (1999) las estrategias de enseñanza se definen como un conjunto de refuerzos proporcionados por parte del formador hacia el estudiante para proveer el conocimiento o procesamiento de la información. El estudio bibliográfico recopila las estrategias de Enseñanza Docente enfatizando el cambio de la Modalidad Presencial a la Modalidad Virtual durante la crisis actual de confinamiento.

 

 

Metodología

 

La presente investigación se basó en una recopilación bibliográfica a través de varias fuentes de información científica en buscadores y bases de datos como: Scielo, Redalyc, ScienceDirect, Dialnet y Google Scholar, de las cuales se compilaron artículos y tesis con información actualizada del tema. Con el objetivo de establecer la investigación, se aplicaron ecuaciones de sondeo como: enseñanza en confinamiento, estrategias de enseñanza, enseñanza docente, estrategias de enseñanza presencial, estrategias de enseñanza virtual. La clasificación de la información se efectuó a través de bosquejos específicos que permitieron comprobar la información primaria y secundaria. El análisis de la información se ejecutó a partir de las ideas más importantes del tema. Los documentos citados cumplen con criterios mínimos de autor, título, año, revista o trabajo de titulación, los mismos que en su mayoría pertenecen a publicaciones de artículos científicos en revistas de alto impacto.

 

 

Resultados

 

Estrategias de enseñanza en la modalidad presencial

 

Las principales estrategias de enseñanza encontradas en la modalidad presencial son: los talleres, entendidos como espacios para aprender haciendo, en donde se conjugan la teoría (generadora del conocimiento a partir de la reflexión) y la práctica (tareas ordenadas en el proceso) que juntas permiten el desarrollo de la creatividad que constituye la clave del saber hacer (Meneses Urbina, 2009).

 

La estrategia del trabajo colaborativo, son un conjunto de personas que realizan actividades articuladas para solucionar problemas o crear productos innovadores, no es lo mismo que el trabajo en masa o en equipo. Se caracteriza por: generar un plan de acción o trabajo entre todos los estudiantes, alcanzar una meta común mediante la suma de cada una de sus fortalezas, asignar responsabilidades a todos los integrantes fomentando la comunicación asertiva y la solución de problemas y la mejora continua mediante la autoevaluación (Vázquez, 2017).

 

Otra de las estrategias importantes son las exposiciones temáticas, son las habilidades comunicacionales del estudiante para socializar sus actividades ante sus compañeros o sus clientes y aunque muchas veces parecen obvias son determinantes en el éxito profesional y constituyen una ventaja competitiva en el mercado laboral, el uso del lenguaje verbal, no verbal y escrito les permite desenvolverse adecuadamente frente a futuros clientes exigentes y conocedores de sus necesidades, destacando valores como por ejemplo, la puntualidad sinónimo de respeto y compromiso (García, 2019).

 

Partiendo de las estrategias de exposición temática, pero ahora en el caso del docente, algunos tópicos se dictan como charlas magistrales que permiten la transmisión de conocimientos elaborados y terminados de forma verbal, que convierten a los estudiantes en simples receptores de conocimiento reproducido por el docente. El estudiante traduce la información recibida como una verdad única e irrefutable, y, a pesar de ser una idea educativa poco razonable para el desarrollo del saber y la resolución de problemas actuales, aún se la aplica (Parra Pineda, 2003).

 

El uso del debate como estrategia, consiste en una oposición científica que debe realizarse en un ambiente de independencia, paciencia y orden. Se escoge una persona como regulador o moderador, quien elabora la introducción del contenido, establece las reglas, los temas a debatir y el objetivo del mismo.  Se establece una controversia con argumentos por parte de un conjunto bienhechor y por otro que está en contra de la aseveración proyectada. Demanda de una indagación fundamentada rigurosamente para poder responder con bases (Prieto, 2012).

 

Asimismo, la estrategia de solución de problemas consiste en diagnosticar un período original en el que se descubren circunstancias difíciles que requieren salida, una fase concluyente y rutas de posible solución. Se recomiendan los siguientes pasos: planteamiento de circunstancias e inconvenientes en el entorno existente, o a su vez que el educador bosqueje el problema a partir de textos o propuestas que se despliegan en el ámbito estudiantil. Un cambio más productivo es la intervención en programas de enseñanza para ir descubriendo y proyectando dificultades representativas, además, el uso del internet para planear complicaciones con el aporte de estudiantes de distintos lugares. El planteamiento de problemas logra realizarse de forma personal o en conjunto y es la estrategia más productiva desde una visión cognitiva (Campos, 2000).

 

Para Monereo (2000) una de las estrategias más importantes en la enseñanza presencial es el trabajo autónomo, se basa en la autonomía y está asociado con la capacidad del estudiante para tomar conciencia del proceso de cognición o metacognición, la misma que se entiende como el conocimiento del individuo hacia sus propios procesos intelectuales y el control de los mismos, es decir, el cómo aprende y su forma de aprender perfeccionando su proceso de adiestramiento personal que se torna placentero.

 

Estrategias de enseñanza en la modalidad virtual

 

El desarrollo de las TICs genera cambios en el proceso de enseñanza aprendizaje, son dos aspectos que se ven afectados directamente por el nuevo uso de estas herramientas: el primero, la relación de los profesores con los estudiantes en la co-creación del nuevo conocimiento, el segundo, afecta la interacción entre las personas que conforman la comunidad educativa. Se destaca la importancia del proceso comunicativo, que crean entornos de aprendizaje con estrategias en las cuales la interacción promueve el trabajo colaborativo y la arquitectura del conocimiento (Gros, 2005). El contexto digital trae consigo un conjunto de cambios complejos y sistematizados en el conocimiento, la relación y la técnica que generan distintos modelos educativos y operacionales para transformar los procedimientos, las orientaciones trascendentales y la promesa de valor de un establecimiento (Grajek y Reinitz, 2019). Es necesario un cambio de raíz desde el modelo corporativo de las instituciones de educación superior que de acuerdo con aspectos transcendentales conlleven a una transformación integral. Dicha transformación, no consiste en incorporar tecnología o digitalizar técnicas para continuar concibiendo lo mismo, sino más bien, el cambio tecnológico exige una reconstrucción de métodos que involucran a la parte más compleja de la colectividad, el recurso humano. De esta manera, la tecnología ha de armonizar con las personas para que se acoja de una forma cristalina y permita la creación de los procesos. Para conseguir este objetivo, es necesario contar con la guía de las unidades de administración universitaria que permitan concretar una maniobra desde arriba que conciba una base tecnológica y procedimental para la colectividad universitaria. Esta base debe a su vez, permitir un margen de autonomía necesaria para que sea posible la creatividad e innovación en la entidad universitaria y aportar una maleabilidad para alimentarse de las oleadas ascendentes creando espirales de la gestión del conocimiento en la virtualidad (Fidalgo-blanco et al., 2015; Rubio-Royo et al., 2018).

 

Existen varias estrategias de enseñanza aplicadas al entorno virtual entre las cuales citaremos las más importantes: material multimedia interactivo, promueve el trabajo autónomo, su objetivo es desarrollar el pensamiento crítico y creativo del estudiante a través de métodos de razonamiento, adiestramiento, solución de problemas y experiencias; son un ejemplo de ello los tutoriales, las instrucciones y las acciones prácticas, se resalta la importancia del docente en el uso de estas estrategias pues se debe evaluar minuciosamente el material en dos aspectos: las competencias para su uso y los contenidos (Delgado, 2015).

 

Otro estudio realizado por Parra (2018), sugiere el uso de la gamificación como una estrategia de enseñanza, es un recurso pedagógico basado en la motivación que genera el juego al mejorar la experiencia de los estudiantes mediante la creatividad, la responsabilidad, la cognición, la espontaneidad y la diversión. La gamificación va más allá de ser un simple juego en clase, coloca en el centro al estudiante y lo incita a trabajar diversos elementos para alcanzar un objetivo deseado, la meta que pretende alcanzar este recurso de enseñanza consiste en que el estudiante perciba su capacidad de tomar decisiones y se encuentre motivado a realizar acciones voluntarias, dicho de otra manera, el estudiante juega con los contenidos de la asignatura propuesta, supe-rando retos y es el protagonista de su propio aprendizaje

 

Por otra parte, Sánchez (2005) sugiere la utilización de foros virtuales educativos como espacios asincrónicos que permiten reflexionar y manifestar ideas, su dinámica se realiza a través de cuadros de diálogo donde se insertan mensajes para expresar opiniones, aclaraciones y contradicciones de ideas previas, los mensajes se clasifican u organizan de acuerdo al tema y son visibles de forma permanente a todos los participantes, esta característica hace posible ese espacio de reflexión basada en las expresiones o ideas anteriores.

 

Un artículo de Varón (2011) en la Universidad Javeriana afirma que, la educación en la modalidad virtual beneficia el proceso de aprendizaje a través del trabajo autónomo de los estudiantes gracias al soporte de las nuevas tecnologías de la información y comunicación, se logra una autonomía en el aprendizaje y los estudiantes aprenden a aprender y adoptan sus propias estrategias que le permiten lograr una conciencia y enfrentar problemas de aprendizaje

 

La participación docente en la modalidad virtual implica una toma decisiones de enseñanza, de comunicación y tecnología sobre algunos aspectos como: el plan de trabajo, las acciones de aprendizaje, intercambio estudiantil, manejo de bibliografía, diseño y organización del aula virtual, herramientas y recursos didácticos. Estas decisiones se tornan estrategias que permiten diseñar, desarrollar y reflexionar en el proceso de enseñanza (Stenhouse, 1984).  De esta manera se deduce que, las estrategias de enseñanza van más allá de la metodología y las reglas a seguir, a su vez, van de la mano con la autonomía del docente quien tiene la capacidad de tomar decisiones sobre los materiales, los recursos y las herramientas de acuerdo con las diferentes situaciones y el contexto de las mismas (Simon, 2017).

 

 

Discusión

 

En esta condición especial de la educación, el docente se convierte en la base del proceso, ayudando a sus estudiantes en la resiliencia, como psicólogo, sociólogo, asegurador de la organización y relación institucional (Villafuerte et al., 2020). Por otro lado, la situación de covid-19 configura nuevas líneas en el quehacer educativo, los docentes dan mayor importancia a impartir conocimientos beneficiosos para la vida diaria y lo sitúan en una posición de empatía con los estudiantes (Morales, 2020). Herrera et al. (2019) manifiestan que el quehacer universitario va más allá de la simple adaptación e integración del estudiante a su nueva forma de aprendizaje, en ese sentido, la universidad debe asegurar una educación de excelencia. La obligatoriedad del confinamiento coloca al docente en el centro del proceso de enseñanza - aprendizaje, pues es él quien genera, inspecciona, preside y organiza el conocimiento facilitando la instrucción como ayudante, sostén y partícipe activo del proceso, acciones que conllevan a formar un estudiante responsable de su propio conocimiento que se hace posible gracias a la gran variedad de alternativas propuestas por el docente (Ricardo, 2017; Smarandache, 2020).

 

Las nuevas formas de enseñanza nos invitan a tomar en cuenta dos puntos de partida: el primero, las condiciones tecnológicas múltiples por parte de los estudiantes, incluyendo la posibilidad de que algunos de ellos no tengan acceso a un dispositivo tecnológico a través del cual puedan recibir sus clases o que no tengan conexión a internet; el segundo, la poca preparación tecnológica y pedagógica del docente para desenvolverse en la virtualidad a causa de la falta de experiencia pues la enseñanza siempre ha sido presencial. Tomar en cuenta estas limitaciones tanto del estudiante como del docente permite evitar la exclusión, en especial, de aquellos que no pueden ir a la par de los avances del docente en las clases virtuales, dicho de otra manera, los que no lograron dar seguimiento al proyecto de virtualización propuesto por el docente, además, esto lleva a pronosticar los problemas futuros que se presentarán al momento de regresar a la educación presencial, tal como lo manifiesta Aguilar (2020).

 

Es significativo indicar que el comienzo de la virtualización de los métodos de enseñanza-aprendizaje no inicia con el confinamiento a causa del covid-19. Actualmente se habla de contextos llamados como “Educación en emergencia”, “Apagón de la Presencialidad” (Llorens-Largo, 2020a) que implican una nueva obligación en las labores educativas, en el que los beneficios de la virtualidad han empezado a manejarse con el objetivo de no apaciguar los procesos de enseñanza- aprendizaje como lo mencionan Llorens-Largo (2020b) y Del Castillo (2020).

 

Una de las estrategias más importantes es el aprendizaje autónomo, habilidad del estudiante de educación universitaria para enfrentar los conflictos generados por la enseñanza remota acudida por las TICs durante el aislamiento por el covid-19; el aprendizaje autónomo admite que el alumno se responsabilice de su desempeño educativo, dirija, regule y evalúe su proceso (García Medina, 2020).

 

Por otro lado, un estudio realizado por Ardizzone (2004); Bach (2007); Bautista (2006) y Bullen (2007) sobre la educación reconoce las capacidades de la red (maleabilidad en el espacio, facilidad terrestre, interactividad docente-estudiante, estudiante-estudiante, etc.) para constituir una instrucción más directa, elástica e individualizada que admita la edificación del conocimiento por parte del estudiante y la usanza de la investigación; el mismo estudio revela que no existen diferencias a nivel estadístico en la utilización de habilidades de enseñanza en los estudiantes universitarios según su modalidad. De esta manera, en el tema de la educación presencial se da exclusiva importancia a la presencia obligatoria del estudiante en el aula de clase y el aporte del docente se basa en reuniones teóricas y acciones prácticas. Ahora bien, para la enseñanza en línea, las aulas virtuales constituyen la columna vertebral que ayuda a la docencia. Del mismo modo, lo manifiestan Donolo et al. (2004) quienes señalan la manera en que los estu-diantes emplean diferentes estrategias de forma parecida en entornos presenciales y virtuales. En consecuencia, las heterogéneas modalidades de educación despliegan otras tipologías de asociación y aportan definidas ideas de acciones didácticas y simultáneas que requieren de varias labores para docentes - estudiantes y demandan el manejo de materiales metodológicos distintos (De Miguel, 2006). La llegada de las herramientas que alcanza la Web 2.0 ha favorecido a la transformación de la conducta del aprendizaje y aún más de la enseñanza; son instrumentos que facilitan que el estu-diante sea el actor principal de su aprendizaje (Bartolomé, 2008), mientras el docente será el tutor en la instrucción (Garay, 2013).

 

 

La innovación educativa es apremiante, transmutar la enseñanza desde lo con-servador a lo digital es gravoso pero ineludible (Plasencia-Díaz, 2021). La virtualidad posee peculiaridades que la distinguen de la educación presencial, como la demanda de una mayor autonomía por parte del educando pues es aquí en donde el estudiante determina sus tiempos de trabajo, el mismo que está mediado por las TIC; además, la educación virtual conlleva otros procesos de compañía y de tutoría por parte del docente orientado a fortificar una cultura investigativa como parte del quehacer edu-cativo (Abad-Salgado, 2021). Estos planteamientos individuales tanto de la innovación educativa y la tecnología se conjugan e interrelacionan en el modelo de: Conocimiento Técnico Pedagógico del Contenido (TPACK) que permite interrelacionar tres cuerpos de conocimiento: del contenido a enseñar, pedagógico y tecnológico. La interacción de estos tres saberes produce un conocimiento flexible que permite integrar con éxito el uso de la tecnología en la enseñanza (Koehler, 2015).

 

 

Conclusiones

 

El entorno virtual nos brinda la posibilidad del uso continuo de la tecnología como una herramienta útil para las estrategias de enseñanza; es importante entonces que el docente tenga conocimiento del uso de recursos para la creación de material multimedia interactivo, la gamificación, entre otros, adaptándose a la utilización de recursos metodológicos distintos.

 

El aprendizaje autónomo es una de las estrategias de enseñanza que permite una instrucción significativa, indistintamente de la modalidad en la cual se la aplique dado que el estudiante es quien se responsabiliza de su desempeño educativo.

 

Más allá de las metodologías establecidas, el docente de la modalidad virtual es quien tiene la autonomía sobre la toma de decisiones al momento del proceso de enseñanza, pues estas muchas veces dependen de la situación y el contexto en el que se desarrollan.

 

Referencias

 

Abad-Salgado, A. (2021). Reflexiones sobre los procesos de enseñanza/ aprendizaje en la educación a distancia. Revista Electrónica en Educación y Pedagogía, 5(9), 132-148. https://doi.org/10.15658/rev.electron.educ.pedagog21.11050910.

Aguilar, W. O. (2020). E-learning y blended learning: Estrategias para enseñar y aprender diferente en tiempos de pandemia. Revista Asociación Latinoamericana de Ciencias Neutrosóficas, 14, 31-40.

 

Arceo, F. D. (2014). Portafolio Docente Fundamentos, modelos y experiencias. Ediciones Diaz de Santos.

 

Ardizzone, P. (2004). E-learning. Métodos e instrumentos para la innovación de la enseñanza universitaria. Aljibe.

 

Aretio, L. G. (2020). COVID-19 y educación a distancia digital: preconfinamiento, confinamiento y posconfinamiento. RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia, 24(1), 09-32.

 

Bach, S. H. (2007). Online Learning and Teaching in Higher Education. Open University Press.

 

Bao, W. (2020). COVID–19 y la enseñanza en línea en la educación superior: un estudio de caso de la Universidad de Pekín. Human Behavior and Emerging Technologies, 2(2), 113-115.

 

Bartolomé, A. (2008). Entornos de aprendizaje mixto en la educación superior. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia, 11 (1), pp. 15-51.

 

Bautista, G. B. (2006). Didáctica Universitaria en Entornos Virtuales de Enseñanza-Aprendizaje. Narcea.

 

Bullen, M. (2007). Making the transition to e-learning: strategies and isues. Hershey: Ideas Group.

 

Cabrera Arias, M. (2014). Patrimonio, ciudad y cultura. Derechos urbanos en peligro. Canto Rodado, 50.

 

Campaña, V. K. (2013). El uso del portafolio en la formación docente. Practica Reflexiva, 3-6.

 

Campos, Y. (2000). Estrategias de enseñanza aprendizaje.  Estrategias didácticas apoyadas en Tecnología. Universidad Autónoma Metropolitana.

 

De Miguel, M. (2006). Metodologías para optimizar el aprendizaje. Segundo objetivo del Espacio Europeo de Educación Superior. Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado, 20 (3), 71-92.

Del Castillo, J. M. (2020). Estudio descriptivo de efectos derivados de la alerta sanitaria por Covid-19 en la Universidad de La Laguna. Coalición Sindical.

 

Delgado, M. (2015). Estrategias didácticas creativas en entornos virtuales para el aprendizaje. Revista Electrónica "Actualidades Investigativas en Educación", 9 (2), 1-21

 

Díaz Barriga, F. y. (1999). Estrategias Docentes para un Aprendizaje Significativo: Una interpretación constructivista. McGRAWHILL INTERAMERICANA, S.A.

 

Donolo, D. C. (2004). Estudiantes en entornos tradicionales y a distancia. Perfiles motivacionales y percepciones del contexto. Revista de Educación a Distancia, 10, pp. 1-14.

 

Fidalgo-blanco, Á., Sein-Echaluce, M. L., y García-Peñalvo, f. J. (2015). Epistemological and ontological spirals: from individual experience in educational innovation to the organisational knowledge in the university sector.  Program: Electronic library and information systems, 49(3), 266-288. doi:10.1108/PRog-06-2014-0033.

 

Garay, U. L. (2013). El empleo de herramientas de la Web 2.0 para el desarrollo de estrategias cognitivas: un estudio comparativo.  Porta Linguarum, 20, 169-186.

 

García Medina, M. E. (2020). El aprendizaje autónomo como estrategia del estudiante de educación superior presencial para afrontar las dificultades generadas por la educación remota asistida por TIC durante el confinamiento por el Covid-19 en Colombia (Monografía de especialización, Universidad Nacional Abierta y a Distancia). Repositorio institucional. https://repository.unad.edu.co/handle/10596/37337

 

García, M. D. (2019). El acercamiento a proyectos profesionales dentro del aula del diseño gráfico y de información.  Insigne Visual-Revista del Colegio de Diseño Gráfico-BUAP, 3(23).

 

García, M. I. (2014). El portafolios formativo: Un recurso para la reflexión y auto-evaluación en la docencia. Perfiles educativos, 36(143), 105-123.

 

García-Peñalvo, F. J. (2020). La CoVId-19: ¿enzima de la transformación digital de la docencia o reflejo de una crisis metodológica y competencial en la educación superior? Campus Virtuales, 9(2), 83-98.

 

Grajek, S., & Reinitz, b. (2019). Getting Ready for digital Transformation: Change your Culture, Workforce, and Technology . Educase Review.

 

Gros, B. &. (2005). La formación del profesorado como docentes en los espacios virtuales de aprendizaje. Revista iberoamericana de educación, 36(1), 1-13.

 

Herrera, L. A.-C. (2019). La universidad ecuatoriana como entorno inclusivo. El derecho a una educación integral. Revista Espacios, 40(8).

 

Koehler, M. J. (2015). ¿Qué son los saberes tecnológicos y pedagógicos del contenido (TPACK)? Virtualidad, educación y ciencia, 6(10), 9-23.

 

Llorens-Largo, F. (2020a). Re-diseño exprés de la docencia para una adaptación de emergencia a la no presencialidad. Universidad Central del Ecuador.

 

Llorens-Largo, F. (2020b). Docencia de emergencia: cómo cambiar el motor en pleno vuelo. Universídad. Una conversación pública sobre la universidad.

 

Lozano-Díaz, A. F.-P. (2020). Impactos del confinamiento por el COVID-19 entre universitarios: Satisfacción Vital, Resiliencia y Capital Social Online,  International Journal of Sociology of Education, Special Issue: COVID-19 Crisis and Socioeducative Inequalities and Strategies to Overcomethem, 79-104.

 

March, A. F. (2004). El portafolio docente como estrategia formativa y de desarrollo profesional. Análisis de su impacto en la formación de profesores universitarios. Experiencias innovadoras en el aprendizaje a través de la evaluación, 114.

 

Arbesú García, M. y Martínez E. (2014). El portafolios formativo. Un recurso para la reflexión y auto-evaluación en la docencia. Perfiles educativos, 36 (143), 105-123

 

Meneses Urbina, D. T. (2009). El taller como estrategia didáctica para la enseñanza del diseño arquitectónico.  Actualidades Pedagógicas, 1(53), 83-93.

 

Monereo, C. (2000). Diseño instruccional de las estrategias de aprendizaje en entornos educativos no-formales. En Monereo et al. Estrategias de aprendizaje. Visor/Ediciones de la Universitat Oberta de Catalunya.

 

Morales, J. (. (2020). Oportunidad o Crisis Educativa: Reflexiones desde la Psicología para Enfrentar los Procesos de Enseñanza-Aprendizaje en Tiempos de Covid-19. Revista Internacional de Educación para la Justicia Social, 9(3).

 

Odriozola, P. P. (2020). Psychological effects of the COVID-19 outbreak and lockdown among students and workers of a Spanish university.  Psychiatry Research, 290.

 

Parra Pineda, D. M. (2003). Manual de estrategias de enseñanza/aprendizaje. Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA)

 

Parra, E. y Torres, M. (2018). La gamificación como recurso didáctico en la enseñanza del diseño. Educación Artística: Revista de investigación, (9), 160-173

 

Plasencia-Díaz, A. (2021) ¿Hacia una nueva realidad educativa? Complejidad, educación y poscovid.  Revista Electrónica en Educación y Pedagogía., 5(9), 10-13. https://doi.org/10.15658/rev.electron.educ.pedagog21.11050901.

 

Prieto, J. H. (2012). Estrategias de enseñanza-aprendizaje. Pearson educación.

 

Ricardo, J. N. (2017). La perspectiva ambiental en el desarrollo local. Dilemas contemporáneos: Educación, Política y Valores.

 

Rodolfo, L. (2001). El dilema de las teorías de enseñanza-aprendizaje en el entorno virtual. Comunicar, 9(17), 133-136.

 

Rubio-Royo, E., Cranfield McKay, S., Nelson-Santana, J. C., Delgado Rodríguez, R. n., & Occon-Carreras, A. A. (2018). Web Knowledge Turbine as a Proposal for Personal and Professional Self-organisation in Complex Times. Journal of Information Technology Research, 11(1), 70-90. doi:10.4018/JITR.2018010105.

 

Sánchez, L. P. (2005). El foro virtual como espacio educativo: propuestas didácticas para su uso. Verista Quaderns Digitals Net, 40(1), 1-18.

 

Simon, A. I. (2017). Estrategias de enseñanza en los entornos mediados: resultados de la experiencia de la performance virtual educativa. Revista de Educación a Distancia (RED), 55.

 

Smarandache, F. M.-M. (2020). Application of Neutrosophic Offsets for Digital Image Processing. Infinite Study.

 

Stenhouse, L. (1984). Investigación y desarrollo del curriculum. Morata.

 

u-Multirank. (2020). About 60% of universities reported online learning provisions in their strategic planning pre-COVID-19, but only few appeared to be prepared for a quick shift to full online programmes.

 

UN. (2020). Policy Brief: Education during COVID-19 and beyond (August 2020). United Nations. UN.

 

Varón, C. A. (2011). La educación virtual como favorecedora del aprendizaje autónomo. Panorama, 5(9).

 

Vázquez, J. H. (2017). El trabajo colaborativo y la socioformación: un camino hacia el conocimiento complejo. En Revista Educación y Humanismo, 19(33), 334-356.

 

Villafuerte, J. B. (2020). Rol de los docentes ante la crisis del Covid-19, una mirada desde el enfoque humano. REFCalE: Revista Electrónica Formación y Calidad Educativa, 8(1), 134-150.

 

Vilo, P. K. (2013). El uso del portafolio en la formación docente. Práctica Reflexiva en Chile.

 

 



[1] Artículo derivado del proyecto: Estrategias de enseñanza docente en modalidad presencial y virtual en confinamiento en la Universidad Tecnológica Indoamérica y Universidad Técnica de Ambato.

[2] Magister en Administración y marketing, Universidad Tecnológica Indoamérica, docente investigador Universidad Tecnológica Indoamérica, ORCID: https://orcid.org/0000-0003-0454-4032, E-mail: paulinaamaluisa@indoamerica.edu.ec, Ambato, Ecuador.

[3] PhD. Licenciada en Ciencias Agropecuarias, Universidad Nacional de Trujillo. Docente investigador Universidad Técnica de Ambato. ORCID: https://orcid.org/0000-0001-9593-5850. E-mail:  op.nunez@uta.edu.ec, Ambato, Ecuador.

[4] Magister en diseño curricular y evaluación educativa, Pontificia Universidad Católica del Ecuador. Especialista de Vinculación con la Sociedad, Universidad Técnica de Ambato, ORCID: https://orcid.org/0000-0001-6316-3614. E-mail: ak.amaluisa@uta.edu.ec, Ambato, Ecuador.